14/11/2012

Frutos secos, qué buenos son.


En general, los niños de hoy toman menos frutos secos que los de antes.
Y es una pena, porque son muy valiosos desde el punto de vista nutritivo.
Quizá la culpa la tengamos los médicos, no alentando su consumo por dos riesgos que pueden acompañar su ingestión.
  1.  Por un lado poseen un riesgo de alergia (por eso hay que darlos a partir de los cuatro años y con cuidado, hasta cerciorarse de que no es alérgico). 
  2. Por otro lado, pueden favorecer la obesidad, si se abusa, debido a su aporte calórico. Y hoy día nadie quiere estar gordo.
Pero hay que tomar frutos secos.
Los frutos secos tienen menos de un 50% de agua. Son alimentos muy energéticos, ricos en  grasas y proteínas así como en  minerales de los que abundan en poca cantidad en nuestro cuerpo pero son fundamentales (oligoelementos)
Algunos también aportan vitaminas y grasas de las buenas, de las no saturadas.


Sean de cáscara dura (almendra, nuez, pistacho, avellanas, pipas...) o bien provengan de frutas desecadas (dátiles, pasas, orejones…) los frutos secos son muy beneficiosos para la salud.  
Contienen vitaminas (E, B...) cuyas propiedades antioxidantes y antienvejecimiento son famosas. A esto hay que añadir la cantidad de sales minerales; metales como el magnesio, cobre, hierro, fósforo... selenio, zinc...

Todo el mundo se preocupa por el calcio, y el hierro. Y... ¿el selenio, qué? ¿y el zinc? ¿Y el molibdeno...? ¡Qué poco nos importa el molibdeno!
Claro, como son muy costosos de analizar en sangre... Pero ahí están circulando también por la sangre, modestamente, junto a la celebrity Calcio y el ídolo Ferro...
Para la fertilidad masculina, por ejemplo, es fundamental el selenio. El cobre para la lucha contra el cáncer... Las nueces, y los demás también, poseen ácidos grasos omega 3 que va bien para la arteriosclerosis. 
  1.  Se ha observado una producción menor de espermatozoides asociada a dietas bajas en estos metales.
  2. Una menor tasa de accidentes vasculares entre los que toman nueces. 
Todo esto, y más, lo contienen los frutos secos. ¡Si hasta sale un árbol enorme de una semilla a poco que la riegues!
  1. La leche de almendras la toman muchos intolerantes a la leche. Y suple el contenido de calcio. Fíjate... qué importantes las almendras, nueces y avellanas.
  2. Por su contenido en fibra, mejoran el estreñimiento, y evitan los picos de hiperglucemia.
Niños, comed pipas (sin sal) y almendras, y avellanas y anacardos... Para que nos deis sanos nietos. 
El magnesio suele bajar la tensión Y nada tiene más magnesio que un puñado de semillas de girasol.  Las pipas de toda la vida... (pero sin sal, oiga...) A no ser que tenga la tensión arterial baja, (menos de 110/60) que las tome con sal esa adolescente que suele marearse después de las reglas...)
  1. Regulan la tensión arterial
  2. Evitan los calambres
  3. Dan sensación de saciedad, evitando otros picoteos azucarados.
La gastronomía se vale de ellos para preparar exquisitos manjares, y postres y dulces navideños... Los árabes lo sabían muy bien. Con un puñado de dátiles y seis avellanas, uno podría  atravesarse el desierto del Sáhara (pidiéndolos a la azafata de Iberia, claro, en avión...)
Comamos frutos secos. Adolescentes y adultos jóvenes para tener una sana descendencia, y maduritos y ancianos, para prolongar los días en salud... (pero no acompañes esos anacardos con un güisqui, papi... o solo muy de tarde en tarde)
  1. Menos chuches y más frutos secos
AVISO: Existe un riesgo de aspiración  (sofocación de la vía aérea por atragantamiento) amén del riesgo alérgico, por lo que no se recomienda darlo a menores de 4 años, y sin tener certeza por sus padres de que el niño no es alérgico. 
  1. Es importante repetir que los frutos secos pueden desencadenar reacciones alérgicas en personas muy sensibles, por lo cual estas personas deben evitar consumirlos. 
  2. Y, a veces, provocan flatulencias. Pues bueno, abrimos la ventana...
Bajo a comprar unas nueces y luego sigo...