21 sept. 2016

Sudamina

Recién nacido de un mes de vida.
Los padres consultan por presentar enrojecimiento en el tronco. Muchos puntos rojos por el pecho...


Venía demasiado abrigado para tiempo de verano. Un body y una rebeca, y tapado en el carrito con su sábana...

La obstrucción de los poros de la piel por efecto del sudor. El calor congestiona las glándulas sudoríparas, las enrojece, y produce esa imagen de sarpullido. Como recuerda a los granos de mijo se le llama Miliar. 
En efecto, se trata de una Sudamina o Miliar roja. Puede verse también por la espalda, cuello y cara, donde hay mayor concentración de glándulas del sudor. Y afecta a lactantes y niños pequeños, sobre todo.

El tratamiento pasa por refrescar la piel. Agua clara para aliviar el taponamiento de los poros. Y la prevención consiste en no abrigar demasiado. Normalmente casi siempre nos pasamos abrigando a los bebés.
Las cremas pueden ser contraproducentes, pues ocluyen más los poros (efecto "emborrizado").

20 sept. 2016

Una de las consultas más frecuentes sobre piel que nos hacen los padres es esta:
Mi hijo tiene la piel "a roales". Presenta manchas blancas. ¿No serán hongos? 
Pues no. Normalmente este ocurre porque la piel, en esas zonas aisladas no se ha bronceado.  Y no porque no tomase el sol, sino porque la piel estaba afectada parcialmente, con una inflamación, a veces invisible: Un eccema, una herida, una excoriación, un exfoliamiento parcial por alguna sensibilización o contacto, etc... O muchos eccemitas agrupados.
Es decir, que no ha tomado color porque la melanina (que es el pigmento de la piel) estaba dañada bajo la epidermis. Y no tiene por qué ser por un hongo.


Las marcas (roales o circulillos) suelen ser más blancas que el resto de la piel y algo más resecas. Como pálidas descamaciones. Y por salir en diferentes partes cada vez se llaman Dartros volante.

Se hubiera podido prevenir aplicando crema protectora solar, que habría igualado el tono mientras padecía esos pequeños eccemas  casi invisibles.

Son muy frecuentes y ocurren por todo el cuerpo, también en la cara. Más visibles en el buen tiempo que en invierno. 

Una vez presentado el problema, solo hay que esperar a que "se caiga el moreno" de la piel sana. Cuando pasen varias semanas, la piel se va igualando, con la ayuda de una crema emoliente hidratante. Es algo estético, no una enfermedad.

El nombre científico es Pitiriasis alba ("descamación blanca").  A diferencia del Vitíligo (donde es mucho más blanco el contraste de la piel blanca) y de la Pitiriasis versicolor, que sí es por hongos, y las marcas presentan diferentes tonalidades.


18 sept. 2016

Dedos despellejados

Un niño de 12 años consulta por presentar los dedos enrojecidos y despellejados, cayéndosele la piel. También la palma de la mano algo descamada, pero sobre todo los pulpejos de los dedos (ver fotografía).

Doctor, a mi hijo se le están despellejando los dedos...

Entre sus antecedentes figura la dermatitis atópica: esa especial sensibilidad de la piel para alterarse con múltiples circunstancias: agentes físicos, químicos, contacto con minerales (contenidos en cemento, arena), dieta con alimentos histaminérgicos (que dan alergia), etc...

En este caso el niño también sudaba mucho, tanto por las manos como por los pies. Esta circunstancia se conoce como dishidrosis palmo plantar. El exceso de humedad en manos y pies predispone al crecimientos de los hongos, en efecto. Bien sea por esos hongos, como por el simple contacto con materiales alergénicos (no olvidar que el sudor favorece que las texturas que toque el niño desprendan más fácilmente sus contenidos alergénicos) el caso es que la piel responde poniéndose roja y descamándose. Además de picar bastante (prurito).

Este problema es parecido a la dermatitis de contacto y al eccema crónico que presentan algunos gremios profesionales: Albañiles con el cemento; profesores por las tizas de la pizarra, pintores con las pinturas, etc... Bien sea por cobalto, el cadmio, el níquel o cualquier otra sustancia extraña para la piel.

NOTA: No es psoriasis, porque faltaba al eccema la hiperqueratosis (la capa blanca, gruesa que se sobrepone encima de la piel) y además solo lo presentaba en las manos.

El tratamiento debe cubrir todos los frentes: 
1) Mantener las manos limpias, hidratadas, pero secas.
2) Evitar contacto con sustancias sospechosas: arena, monedas, juguetes con determinadas pinturas...
3) Una crema emoliente que, si se indica, se asocie a un antifúngico, si hay contaminación por hongos.
4) A veces pomadas con corticoides, asociadas o no a bacteriostáticos para frenar una infección añadida.
5) Un antihistamínico vía oral, si hay picor (cuando el prurito es manifiesto) 

Si el problema no remite, la visita al dermatólogo es obligada. Tener en cuenta que el problema puede ser recidivante: se repite porque las circunstancias que lo agravan siguen actuando.

16 sept. 2016

Uñas peligrosas

Cuando la madre consultó porque su bebé de cuatro meses sangró por la boca, enseguida le pregunté si tomaba el pecho. Para descartar una fisura en el pezón que fuera la causa de esa sangre. 

Pero al verle las uñas al niño y cómo éste se llevaba su manita a la boca, auto explorando su cavidad oral,  el diagnóstico estaba claro: El bebé se había autolesionado arañándose la mucosa oral con sus finísimas uñas. 

También recordé a aquel señor que vino con una úlcera corneal por el arañazo inocente de su nieto, (recién nacido que manoteaba al aire en brazos de su abuelo, en un afán de conocer a fondo a su familia). 

Por estas cosas, hemos de tener en cuenta que hay que cortar las uñas a los lactantes, y no dejarlas que sean cuchillas, armas inocentes que pueden dañar. 

Especialmente cuando estén dormidos, de forma recta y con tijeras buenas y  pequeñas. Y con las manos limpias del cortador y del cortado. 
Asimismo, se recuerda que hay que lavar las manos a los bebés. Porque, entre otras cosas,  ellos se tocan sus ojos y pueden producirse conjuntivitis. 

5 sept. 2016

Alimentación entre 6 meses y 2 años de edad

Como dijimos anteriormente, en caso de que el lactante reciba lactancia materna, es entre el 6º y 9º mes cuando podemos ir introduciendo los cereales, fruta y verduras con carne, poco a poco.
En caso de lactancia artificial, se inicia a partir del 4º mes la secuencia alimentaria.

-Hará 4 ó 5 tomas al día (leche, puré de comida salada, fruta y papilla de cereales). Sí, ya veo que salen solo 4 tomas, porque a media mañana se da una colación a modo de tentempié: zumo, galleta, pequeño postre lácteo o fruta...)

-Con 6 meses: verdura (puerro, patata, zanahoria, judías, arroz) con carne (pollo, pavo, ternera). Y los cereales con gluten (trigo, cebada, centeno, avena,…)

-Con 7 meses: variar las carnes: además de aves y ternera dar cordero, conejo... Pero cerdo aún no.

-Con 7-8 meses: yema de huevo (cocida (huevo duro, sin la clara o parte blanca), rallada sobre una base de puré de patata o su papilla,…) un máximo de 1-2 por semana. Comenzar con un cuarto.

-Con 8-9 meses: pescado blanco: merluza y lenguado con patatas o guisantes, judías verdes, puerro, zanahoria, arroz (180-240 ml.)

-Con 9-10 meses: queso de Burgos, postres lácteos (yogur adaptado, natillas, petit-suise, cuajada…) con moderación.

-Con 12 meses: Estará sentado a la mesa con los adultos en el mismo horario, para imitar la buenas conductas alimentarias familiares.(El niño es un gran imitador, así que si queréis que coma bien el día de mañana, cuidad las formas y los fondos). De padres que toman mucha fruta saldrán niños con igual apetencia. Podemos dar ya huevo entero, cocido o en tortilla (no más de 2-3 por semana)

-Con 12-15 meses: comerá casi de todo: legumbres (lentejas, garbanzos, alubias,…) sopas, de lluvia, de estrellitas; cremas (calabacín y puerro), palitos de merluza, albóndigas, croquetas… todo desmenuzado que, aunque no tenga más de 6 u 8 dientes, la salivación facilitará su ingestión.

En cuanto a la leche entera de vaca sería aconsejable retrasarla hasta los 15-18 meses. Pero no pasa nada si se le ofrece con 12 meses.
ES MUY IMPORTANTE QUE EL NIÑO SE SIENTE A LA MESA CON SUS FAMILIARES: Porque es un imitador nato, y difícilmente conseguiremos que moje una patata en la yema del huevo si antes no ha visto hacerlo a su hermanito o a su papá. No es bueno eso de "vamos a darle de comer al niño antes... y después comemos los adultos". No. Todos juntitos, mejor.
Alimentos alergénicos:
Entre los 18 meses y los dos años hay que evitar dar chocolate, frutos secos, marisco, pescado azul. Con los embutidos hay que vigilar su composición; interesan los más naturales y de menor elaboración industrial: jamón, pavo, pechuga... Dejar para cuando tenga más de 4 años los embutidos grasos y con especias (chorizo, salchichón, morcilla...) de los que tomará en contadas ocasiones.

A partir de los dos años el niño, prácticamente, puede tomar el menú de adultos. Obviamente sin alcohol ni café. Y evitando abusar de los alimentos alergénicos anteriormente citados. ¡Que aproveche!

Introducir alimentos nuevos al bebé (4 a 6 meses)

¿Cuándo empiezo a darle algo más que leche? ¿Qué alimento comienzo a darle? ¿Cuánta cantidad? ¿Cada cuánto tiempo...?

Vayamos por partes. 
La alimentación en el niño no se rige por normas estrictas. Cada familia, al igual que cada maestrillo, tiene su librillo. Lo importante es conseguir una progresiva y correcta nutrición, que no suponga excesos ni cree malos hábitos que puedan repercutir en un futuro (caries, obesidad, hipertensión...)

Si está lactando sólo al pecho, podemos esperar perfectamente hasta los 6 meses. Se considera que la leche de mujer es más nutritiva y completa, a pesar de que los lactados con fórmula artificial pueden estar más gorditos.

A los 4 meses de vida ya podemos empezar a ofrecer cereales sin gluten (como arroz, maíz y soja). Bien sea primero en biberón, más clarita, o en papilla, dada con cuchara, más espesa. Normalmente decimos un cacito por cada mes de vida: Es decir 4 cacitos de los de la leche a los 4 meses; hasta dar 9 de cereales con 9 meses (y ya no añadir más).

En cuanto a la fruta podemos comenzar también sobre los cuatro meses también. (Es aconsejable dejar un par de días de diferencia entre nuevos alimentos, por si diera alergia, para saber identificar al culpable) . Normalmente se suele iniciar con un cuarto de manzana, que seguiremos con media. A los dos o tres días, podemos añadir pera, plátano, kiwi, uvas, ciruelas. Se bate, con la mimipimer o robot, bien con un poco de leche, o bien con algo de zumo, si se desea más fluida y dar en biberón.
Importante no dar, por ahora, fresa ni melocotón PORQUE PUEDEN PRODUCIR ALERGIA.
Con 5 meses y medio se puede probar ya el puré de verdura (a base de puerro, patata, zanahoria, calabacín, arroz, judías verdes…) El potito. Con un pozo de aceite de oliva y una pizca de sal  (que resulte algo soso o insípido a nuestro paladar adulto).

A partir de los 6 meses incluiremos la carne (pollo, pavo, vaca, conejo, cordero,…) Aún es pronto para el cerdo, el pescado y el huevo (entre 7 y 9 meses los daremos en parte)

¿Es mejor cocinar el puré casero o comprar los potitos industriales?
Pues depende. Desde luego, lo casero suena mejor y ofrece la garantía que se da uno a sí mismo. Es lo que deberíamos darle al menos el 80% de las veces. 
Lo industrial, no obstante, suele estar bien. Bien seleccionados los productos, bien cocido cada componente por separado (no precisa el mismo fuego un tomate que la carne). Bien mezclado y envasado al vacío (no llevan conservantes, de la misma forma que nuestras abuelas envasaban los pimientos morrones o los tomates al vacío y duraban varios meses después de hervirlos al "baño maría") Sin miedo.

¿Entonces, le compro potitos o no?
Podemos darle potitos, de farmacia o de supermercado, de una marca garantizada, especialmente:
Para empezar. 
Para cuando vamos de viaje.
Para cuando no tenemos los productos del mercado.
Para cuando no tenemos tiempo o ganas de cocinar.


Así, a los seis meses, los lactantes toman:
DESAYUNO: Leche de continuación (tipo 2) con o sin cereales.
ALMUERZO: Puré de verduras con carne.
MERIENDA: Fruta.
CENA: Papilla de cereales con gluten y leche. Y ya pueden tomar los cereales con gluten: trigo, cebada, centeno, avena, mijo, sorgo... Los típicos "5 cereales" "cereales integrales" etc...
¿Sólo toman cuatro comidas a los seis meses?
Bueno, en cuatro ocasiones obligadas. Además, a media mañana, puede ofrecerse una colación (equivalente al cafelito de los adultos) a base de zumo, una galleta, saborear un trozo de fruta (enredada y bajo vigilancia) o un postre lácteo (yogur), a modo de tentempié (sobre todo, si el almuerzo dista más de 4 horas del desayuno).

RECORDAR QUE SAL SE UTILIZA MUY POCA.
Y EL AZÚCAR ES TOTALMENTE PRESCINDIBLE. NO DARLO. NI MIEL TAMPOCO.

Si después de esto le quedan dudas, no se preocupe: a mi también, y eso que llevo 29 años de pediatra, he ayudado a criar a mis tres hijos y estamos ahora dando la cuchara a un nieto...

2 sept. 2016

Calendario vacunal 2016

Para Andalucía (España) este es el Calendario Vacunal oficial para la infancia en 2016.


Al nacer Hepatitis B en hospital: 1 inyección.

A los 2, 4 y 6 meses se ponen en su Centro de Salud: 
a) La Pentavalente (Difteria, Tétanos, Tosferina, Polio y Hemófilus). 1 inyección
b) Con recuerdo de Hepatitis B en 2º  y 6º mes.  
c) Y la del Meningococo C en 4º mes. 
Son, por tanto, 2 ó 3 inyecciones cada vez.
A los 12 meses: 2 inyecciones: 
a) Triple Vírica ( que reune Sarampión-Paperas-Rubeola) 
b) Junto con Meningococo C
A los 15 meses. 1ª dosis de Varicela
Se incluye este año gratuita a los que cumplen 15 meses en 2016 (revacunando a los 3 años, aunque podría ser variable)
A los 18 meses: Otra inyección: El recuerdo de la Pentavalente. 

A los 3 años: recuerdo de Triple Vírica (sarampión, paperas y rubeola)

LAS SIGUIENTES DOSIS SE SUELEN ADMINISTRAR EN EL COLEGIO: Los padres son avisados por los maestros previamente. Si no pudieran acudir ese día al colegio, recibirán aviso de que deben acudir a su Centro de Salud para ser revacunados.

A los 6 años: Difteria, Tétanos y Tosferina (1 sola inyección)

A los 12 años:
a) Meningococo C. Recuerdo para todos (1 inyección)
 b) Para las niñas Virus Papiloma Humano (la de prevención de algunos tipos de cáncer de cuello de útero)
c) Para los que no se hayan puesto antes, o no la hayan pasado: Varicela.
A los 14 años:
a) Recuerdo de Difteria y Tétanos. (1 inyección)
b) Virus Papiloma Humano: Para las niñas no vacunadas con este calendario.

¿Qué vacunas no deben ponerse juntas con las demás el mismo día?
Las vacunas vivas atenuadas: Estas son dos: La Triple Vírica, y también la Varicela. Ambas tienen que guardar un espacio de al menos un mes con las otras. No hacerlas coincidir.
Sin embargo, las demás pueden ponerse en el mismo acto, aunque en diferentes partes (muslos o brazos). Lo ideal sería obtener una vacuna polivalente eficaz para la mayor de las enfermedades vacunables, y así evitar pinchazos.
Cada vez se tiende a fabricar las vacunas mezcladas en un solo vial. Antes solo había de tres, después de cuatro...ahora hay pentavalentes de 5 y hexavalentes de 6. Y aumentarán.


VACUNAS OPTATIVAS
¿Cuáles son las vacunas optativas? (llamadas así, porque no se administran de oficio en ciertas comunidades)

NEUMOCOCO 13 valente:
Dos o tres dosis antes del año (espaciadas dos meses) a partir del tercer mes  y una dosis de recuerdo en el segundo año de vida (entre 12 y 23 meses)  
(220 euros las tres dosis, unos 70 €/dosis)

MENINGOCOCO B: (más info aquí)

Dependiendo de la edad, puede variar el número de inyecciones.
Cuatro dosis, si se comienza entre 2 y 5 meses.
Tres dosis: si se comienza entre 6 y 23 meses.
Dos dosis: si se comienza a partir de 2 años.
(105 € cada dosis)
GRIPE:
La vacuna antigripal en la infancia no se administra por sistema a todos, sino a aquellos niños que, por presentar problemas crónicos podría ser peligroso padecerla: Asma, cardiopatía, diabetes, desnutridos, bajos en defensas... para evitar complicaciones. 

¿Cómo se pauta la vacuna de la Gripe?
En menores de 3 años: Media dosis. 
En mayores de  3 años: Dosis entera. 
Si es el primer año que se vacunan, se repite la dosis al mes.
En Otoño. Repetible anualmente. Su pediatra se la indicará, bien porque conste en historia previa o por sugerencia de los cuidadores. Mejor en octubre o noviembre, si no se indica otra fecha. 
Es gratuita, e incluye las cepas previstas en la temporada.

ROTAVIRUS:
Dosis oral (para evitar diarreas por rotavirus).
Son 2 ó 3 dosis por la boca entre las 6 semanas y antes de los 5 meses. (espaciadas de 4 a 8 semanas). 
Está contraindicado ponerlas después del 6º mes: por riesgo de invaginación intestinal.
(Unos 180  € en total)


VARIACIONES DEL CALENDARIO PARA 2017
El calendario vacunal para 2017 prevé reducción del número de veces (pinchazos), desapareciendo la de los 6 y 18 meses. También habrá adaptaciones de los recuerdos vacunales, conforme a la evidencia recogida por el Comité Asesor de Vacunas de la AEP.
Para 2017 la vacuna de Neumococo va ser financiada por la Comunidad de Andalucía, con previsión de tres dosis a los 2, 4 y 12 meses.
Por el momento, no se financian Meningococo B, ni Rotavirus.

 Entonces, ¿cuántas vacunas debo ponerle a mi bebé?
a) Todas las oficiales
b) Las optativas que acordéis con vuestro pediatra, a la luz del estado inmunitario del niño (sus defensas, sus enfermedades crónicas, si las hubiera) y siguiendo las recomendaciones de los organismos competentes, y, en su caso, las facilidades de la Comunidad Autónoma.
Nota: La vacuna anti neumococo 13 es la más demandada de las optativas en nuestro centro de salud.

QUÉ DEBO HACER  PARA VACUNAR AL NIÑO/A.

1 Pedir cita al menos dos semanas antes de la fecha prevista. En el Servicio de Atención al  Usuario. Recordar que las vacunas se administran en Consulta de Enfermería.

2 Comprobar que el niño no tiene fiebre ni cursa enfermedad importante en el momento de la inyección. Se puede vacunar aunque presente catarro de vías altas, (resfriado), tos escasa, diarrea leve o erupciones en la piel. También puede vacunarse si está tomando algún jarabe para la alergia, para la tos o su medicación habitual.
- Entonces, ¿puedo vacunar al niño si tiene mocos o está resfriado?
- Sí.
- ¿Aunque haya tenido fiebre días atrás?
- Sí, las infecciones de vías altas en fase de resolución no contraindican la vacuna. Si no ha tenido fiebre al menos 24 horas antes. 
3 No dar paracetamol antes de la vacuna (interfiere con la respuesta inmune, haría menos efecto la vacuna). Pero no hay problema en darla si aparece fiebre de más de 38,5º a las 6 u 8 horas o a la noche.
- Entonces, ¿no hay que dar paracetamol antes para evitar que le duela o le dé fiebre?
- No. 
4 Llevar la cartilla vacunal.  Aunque existe un registro oficial en ordenador, es bueno llevarla para anotar las dosis, especialmente si se trasladan fuera de la comunidad.

5 En caso de coincidir la vacuna con una visita al pediatra (Examen de salud o control del niño sano) se aconseja primero que lo vea el pediatra, para evitar el rechazo en forma de llanto y angustia natural consecuente a haber  recibido inyecciones recientes. Especialmente para niños entre 6 meses y 3 años, que algunos no se dejan explorar por miedo a otro pinchazo al relacionar el lugar y las batas blancas (por eso, personalmente no me suelo poner la bata)

6 Llevarlo con ropa que facilite la administración y que no comprima muslos u hombros. También un poco de bebida (agua, zumos, manzanilla) (o darle el pecho). Un juguete o una chuche en niños más grandes. Se merecen un consuelo.

7 Permanecer en el Centro de salud al menos media hora después, para vigilar posible reacción vacunal.  Sería muy rara, pero no está de más esperar un rato tras el pinchazo.

8 Comunicar cualquier tipo de reacción, si bien puede ser normal una inflamación temporal en el sitio del pinchazo (induración que se baja aplicando frío local -hielo- (sobre todo la del Tétanos) y/o una febrícula pasajera durante las primeras 48 horas (si no sube de 38ºC no dar paracetamol).  
- Si no le ha dado fiebre antes de 48 horas, ¿ya no le va a dar reacción la vacuna?
- Probablemente no, salvo con la vacuna Triple Vírica, que puede dar fiebre más tarde, entre el 8º y 10º día por el componente del sarampión, pero esta fiebre es pasajera y banal, aunque a veces sea elevada.
9  Siéntase satisfecho por haber vacunado su hijo/a, porque seguramente ha hecho lo mejor. Las vacunas, en general,  poseen muchas más ventajas que inconvenientes. Y están salvando muchas vidas.

10 Pese las opiniones, no las contabilice. No se deje influir por corrientes, modas u opiniones de la calle que, aunque bien intencionadas, pueden ser arriesgadas. Ni por defecto, ni por exceso. Consulte a los expertos. 

30 ago. 2016

Causa del llanto del bebé


¿Por qué llora el bebé?

La Causa del llanto del bebé puede deducirse por la forma en que se calma, querido Watson...

Con el tiempo, en pocas semanas, la madre y los cuidadores acaban por cogerle el truquillo. Es algo intuitivo, pero comprobable.  La experiencia de calmar al recién nacido es inolvidable.
Veamos tipos de llanto:
Hambre: Los gritos son enérgicos en tono agudo. En aumento, inconsolable. Se relame la lengua y chasquea los labios. La madre se lo coloca al pecho o alguien le arrima un biberón y... ¡eureka! Se calla, porque le sacia el alimento. "Quien no llora, no mama". También es parecido el llanto de sed. Y la leche (si está bien administrada) suele calmar el hambre y la sed.

Sueño o cansancio: El bebé cansado se pone "chinchoso" y emite gemidos o lamentos que disminuyen si se le acuna o toma en brazos. Se le debe apartar del ruido y la luz excesiva y se consolará, entornando los párpados hasta caer rendido. Como bendita criatura en brazos de Morfeo.

Frío: El llanto por frío es entrecortado a veces, y muy irritado. Tirita o tiembla. Las partes distales están frías o azuladas (nariz, dedos, orejas). Hay que tocar al niño, abrigarlo, echarle una sabanita o gasa por encima mientras entra en calor.

Calor: Es fácil saber si los adultos tenemos calor. Pero el niño se muestra enojado, con rubicundez facial (más colorado que un tomate). Suda, mostrando gotitas perladas por la frente, el pecho o la nuca. Hay que acostumbrarse a meter el dedo por el cogote al bebé (a modo de sonda) cuando está en la cuna o en el carrito, para detectar si está caliente o suda. Y proceder a desabrigar o refrescar. 
Por regla general, casi todo el mundo se pasa abrigando de más a los bebés.

Miedo: El llanto del lactante con miedo es angustioso, a veces intenso, y puede presentar ataques de hipo. Mejora ante la cercanía del cuidador. Las luces tenues y la musiquita de fondo pueden calmarlo. Las canciones de cuna se inventaron también para este llanto.

Pañal mojado: Hay bebés que no perdonan estar sucios. Otros, se pueden acostumbrar a tolerar más tiempo "la pella". En cualquier caso, es un llanto de malestar, sordo o agudo. Desaparece al limpiarlo y cambiarlo, obviamente.

Aburrimiento: lamentos que se interrumpen ante estímulos que lo distraigan. El bebé mira fijamente como un espectador en el teatro para que le hagamos carantoñas o comience la función.

Necesidad de mimos: Igualmente, el llanto por soledad, puede cesar en cuanto la madre lo arrulla o toma en brazos. ¡Pobrecillo, nadie le hacía caso! Lo he cogido y se ha callado.

Incomodado: Cuando el bebé está situado en corrientes de aire, o cerca de una fuente molesta de ruido (música, TV...) o en un sitio desde donde no puede ver nada... está incómodo.
Entonces muestra gemidos y pequeños gritos como maullidos de gato, hasta que cese ese exceso de luz, de ruidos, de viento, de humedad... Se callará, advirtiendo que lo precedente no era de su agrado. 

Dolor: El dolor origina un llanto que no confunde a los padres con el tiempo. Es desesperado, entrecortado, agita extremidades, jadea, pausa de apnea. Típico el de la otitis en medio de la noche. O el de la fiebre o el de tener muy apretado una prenda que le corta la circulación... 

Neuropático: Variables gritos intensos y breves. Decae poco a poco y luego vuelve a subir. Es de niños afectados por problemas serios, encefalopatías, epilepsias...

Cólico: ¡Ah... cómo no...! Este llanto es muy famoso. 
Suele seguir la regla de los tres. 
Tres primeros meses, tres tardes a la semana, dura unas tres horas... 
El llanto cólico es un llanto frenético, intenso, desesperante. Con las piernas flexionadas sobre el abdomen, y emisión de gases. Calma al masajearle el vientre, poniendo ruidos monótonos (de lavadora o paseando el carrito por calles o montando en automóvil)  Hacia las 3 ó 4 horas puede calmar casi espontáneamente. Y no tiene por qué ser alergico a proteínas de vaca ni intolerante a la lactosa. Al 80% de los niños les pasa, pero bastante menos a los que lactan al pecho.

Por último, recordar que la erupción dental no tiene por qué causar molestias excesivas, por lo que no es causa común de llanto, a pesar de su mala fama.

15 ago. 2016

Retención de esmegma en el pene

En niños, (solo varones), no es rara la presencia de unas manchas blancas bajo le piel del pene. 

Trabajando en varios centros de salud, he oído esto al respecto:
Mi niño tiene como plastilina en el pito.
Se le ven como nubes por dentro de su pichilla.
Mi nene tiene unas placas blancas en sus partes...
Son acúmulos de esmegma retenidos. Y puede ocurrir a cualquier edad desde el nacimiento.

El esmegma (lo blanco) es la secreción de las glándulas balano prepuciales; es decir: las que se generan entre la piel y el pene propiamente dicho. Y tienen función lubricante, entre otras, para evitar la fricción dolorosa entre ambas superficies.

No quiere decir que tenga fimosis, pero es más frecuente en estos casos.

En niños con fimosis (estrechamiento de la piel de punta), esta secreción no puede ser evacuada al exterior, entonces se acumula. 

Cuando se interviene de fimosis, o bien se opera el pene siguiendo prácticas culturales (circuncisión hebrea y musulmana, entre otras) no se evidencia esta retención.

Es una buena medida para evitar las acumulaciones blanquecinas el hecho de practicar suaves deslizamientos de la piel hacia abajo, normalmente en el baño o después del aseo. Con las manos limpias y sin forzar. Esas tracciones sirven para provocar la apertura (dar de sí) del manguito prepucial, de la punta.

Cuando se libera esa retención de esmegma, se observa una sustancia blanquecina, untuosa, caseosa. No es para asustarse.

Un poco de crema emoliente protectora (de las que se usan para los cambios de pañal) puede venir bien por si se ha producido alguna pequeña dehiscencia (mini desgarro) de la piel. 

A veces, para la fimosis, para dar de sí al estrechamiento, se aplica en la piel distal (la punta) una crema a base de corticoide suave. Cinco noches seguidas sin tirar, y luego dos semanas más traccionando.

Consulte con su pediatra, en primera instancia, antes de acudir al cirujano pediátrico o urólogo, por si no fuera necesaria la intervención quirúrgica. En la mayoría de las veces, las fimosis "se curan" con el tiempo y esas maniobras descritas.

12 ago. 2016

Caseum en amígdalas

A veces en el fondo de la boca, se ven unas manchas blancas, como bolitas blanquecinas o placas en la superficie de las amígdalas. Los padres nos preguntan si se trata de pus y si debieran ofrecer antibiótico...
Nada de eso.
Normalmente, hemos de estar tranquilos, sobre todo ante un buen estado general, con las amígdalas de color normal (rosa pálido o color carne, sin diferenciarse del tono que posee el resto de la mucosa bucal). Y sin fiebre.

Estos restos caseosos, "caseum" (como el queso) son acúmulos de queratina o secreción  de la propia glándula amigdalar. Si las criptas son muy profundas (¿como los cráteres de la luna? ¡No tanto...!) será más fácil que se acumulen. Y si son múltiples, pueden ser el origen del mal aliento:la halitosis.

Los acúmulos blanquecinos no deberían ser problema, pues con la comida y la bebida, al tragar, pero sobre todo con sólidos (pan, carne, verduras...) se van a ir desprendiendo esas inquietantes escamas caseosas. También pueden ser amarillentas o algo grisáceas, pero no tanto como las pegajosas placas de la mononucleosis infecciosa o enfermedad del beso (que tampoco se beneficia de dar antimicrobianos). La de la tuberculosis son rarísimas, y cursan con síntomas muy fastidiosos. (No debería ni de citarlas, porque asustan. Pero figuran en todos los tratados.)

A veces los profesionales, sobre todo los jóvenes residentes, confundimos ese caseum con placas de pus, si, además el niño presenta fiebre, y está muy irritable y no se deja explorar bien las fauces. Y se llevará recetado un antimicrobiano innecesario.


El "caseum" en sí mismo no precisa tratamiento, a no ser que sean muchas y reiteradas, y den halitosis. En los niños grandecitos, puede venir bien hacer gárgaras, con agua salada o bicarbonato... algo a lo que los niños traviesos de los años sesenta, por cierto, estábamos bastante acostumbrado a que nos mandaran los adultos...

FOTO gentileza de FB: Una benigna placa caseosa, blanquecina, en la amígdala derecha de un niño veraneante de trece años.