29 oct. 2009

Traumatismo craneal

¿Cómo actuar ante un traumatismo craneoencefálico?
La mayoría son leves, debemos prestar atención a los síntomas que pueden aparecer y nos alertan de gravedad: vómitos, pérdida de conciencia, visión borrosa, dolor de cabeza, irritabilidad, alteración del habla, la marcha o la coordinación, en cuyo caso hay que buscar asistencia médica urgente (Emergencias 112).

En caso de inconsciencia, se deben iniciar maniobras de reanimación cardiopulmonar básica:
- Comprobar que respira, si es así nos quedaremos más tranquilos, evitando que aspire secreciones. En caso de vómitos, lo colocaremos en posición lateral.
- Si no respira, comenzar el boca a boca: dos insuflaciones y después verificar si respira y si hay pulso. Si no lo hay, iniciar masaje cardiaco: 2 insuflaciones cada 30 masajes.
- Continuar con las medidas de soporte básico hasta que llegue la ayuda o responda el niño.


Cuidados del niño en casa tras la atención en urgencias

Signos a evaluar en las primeras 24h:
- Somnolencia excesiva
- Confusión, desorientación
- Llanto persistente
- Irritabilidad
- Dolor de cabeza mantenido de gran intensidad
- Adormecimiento de cualquier miembro
- Sangre por la nariz o los oidos
- Vómitos de repetición

Consejos prácticos:
- Mantener en ambiente fresco, tranquilo y silencioso
- Aplicar frío local a los hematomas
- Incorporar la cabecera de la cama
- Ofrecer líquidos fríos en pequeñas tomas para evitar que vomite

Traumatismos. Prevención

¿Cómo prevenir los traumatismos craneales?
- CUIDADO con las escaleras. Instale barreras, barandas supletorias y cierres de seguridad en las ventanas.
- PROHIBIDO el tacatá o andador.
- NUNCA deje sin supervisión al bebé en superficies elevadas.
- En el COCHE use siempre silla homologada. Ojo con los atropellos; cuidado con los aparcamientos y la bajada el coche.
- Precaución con las MASCOTAS, la mayoría de los daños los causas mascotas conocidas (perros, gatos...).
- En BICICLETA utilizar siempre asiento homologado de seguridad y casco.
- En las PISCINAS evitar los lanzamientos al agua, los resbalones y los juegos peligrosos. Cuando está vacía, debe estar tapada por una lona y tener una barrera alrededor.
- Evite los zarandeos bruscos al jugar con el bebé, podrían causarle una lesión cerebral y hemorragias en la retina.

Higiene nasal

Consejos para lavados nasales:
Los lavados nasales con suero fisiológico, o agua de mar isotónica y estéril, pueden realizarse a cualquier edad. Actúan como un "sonado artificial" que mantiene la nariz despejada, asegurando los beneficios de la respiración nasal.

Cuando exista una obstrucción nasal de causa infecciosa o alérgica, aunque también está indicado su uso en la higiene cotidiana del niño.

Produce el alivio de los síntomas, sobre todo antes de la comida o al acostarse, lo cual mejora la alimentación y el descanso.

Al facilitar el drenaje y la aireación de las fosas nasales, conviene realizarlo varias veces al día, para evitar la aparición de complicaciones (adenoiditis-vegetaciones y otitis).

¿Cómo deben realizarse los lavados nasales?
Bien sea con suero fisiológico, agua con sal o agua de mar, la técnica consiste en 2 pasos:
1. Lavado nasal:
- Acostar al niño boca arriba, girándole la cabeza a un lado. Aplicamos la solución en el orifio nasal que queda más arriba (impidiendo así que pase a la faringe).
- Repetir la operación con el otro orifio con la cabeza girada al contrario.
- Después de unos segundos incorporarlo para que empiece a expulsar la mucosidad.

2. Aspiración de mucosidades:
- Existen diferentes clases de aspiradores disponibles en la farmacia.
- Colocar la boquilla de un aspirador nasal en uno de los orificios nasales del bebé y el otro extremo en la boca del cuidador. Aspiraremos suavemente y de forma regular. Repetiremos la operación en el otro orificio nasal.


¿Qué medidas pueden ayudar a nuestros hijos?
- Alimentación: Con una alimentación adecuada, con alimentos ricos en agua (fruta, verdura, zumos...) se facilita la dilución de las secreciones y su eliminación. Para evitar que se fatigue el niño, las tomas deben ser pequeñas y frecuentes.
- Lavados nasales.
- Humidificar el ambiente para asegurar la entrada de aire con un grado adecuado de humedad, lo que facilita la hidratación de la mucosa respiratoria.

27 oct. 2009

Higiene íntima

Consejos generales para la higiene de la zona genital y urinaria:
- Después de cada micción y/o deposición, lavar la zona de delante hacia atrás.
- Utilizar siempre ropa de algodón transpirable y poco ajustada.
- Cambiar la ropa interior a diario.
- Es recomendable dormir sin ropa interior.
- Es aconsejable acostumbrar al niño/a al aseo personal en la ducha.
- Evitar que la zona íntima quede húmeda.
- Tener en cuenta la higiene de las manos.
- Controlar la aparición de oxiuros (lombrices intestinales) y tratarlos inmediatamente.
- Lavar la zona íntima del niño/a si ha estado sentada en arenales de parques.
- Realizar revisiones periódicas por su pediatra.

¿Cómo lavar a una niña?
Lavar 10-15 minutos con agua tibia y jabón (baño de asiento) separando suavemente los labios (externo e interno) y limpiar entre ellos(en el caso de adhesiones no deben forzarse), eliminando todo resto de crema que pueda acumularse de aplicaciones previas.

Secar con una toalla de algodón con suaves toques evitando que la zona quede húmeda.

A partir que la niña va adquiriendo el hábito de la higiene, se le debe enseñar a separar ligeramente las piernas para facilitar el lavado en la ducha y facilitar el acceso anatómico.

Infección urinaria

En una ITU se desarrollan bacterias en las vías urinarias.
Riesgo:
Los varones el primer año de vida.
Las niñas durante la edad escolar y adolescencia.
Los que padecen anormalidades estructurales en las vías urinarias, como el reflujo vesicoureteral u obstrucciones al flujo.


Recogida de datos:
Los lactantes dan síntomas inespecíficos:
vómitos, irritabilidad, rechazo del alimento, fiebre

Los niños de más edad suelen focalizar más la infección:
disuria (molestias al orinar) orinas oscuras, malolientes, con sangre...

Si la infección afecta a tramos altos (riñón y pelvis) pueden presentar escalofríos, fiebre alta y dolor en el flanco.

Preguntas:
Sospechar ITU ante pacientes en los que no se descubre origen de la fiebre, si la fiebre ha persistido más de dos días sin foco, o si la temperatura es superior a 39ºC, sobre todo en lactantes y niños pequeños.

Estudios complementarios:
Análisis de Orina
Tira reactiva
Urocultivo, con muestra de orina recogida de forma estéril es la mejor manera de detectar la causa.
Las muestras de orina han de procesarse con cierta celeridad porque la contaminación bacteriana ocurre a las pocas horas de la micción.

26 oct. 2009

Diarrea

Conviene previamente saber:
Enfermedades pasadas.
Medicamentos tomados.
Viajes o estancias recientes.
¿Ha tenido contacto el niño con personas con síntomas de gastroenteritis, vómitos o diarrea o fiebre?
Cuando empezó
Qué frecuencia presenta
Cómo son las deposiciones
Cantidad pequeña o grande
Aspecto
Color
Si presenta sangre, moco, pus…

Fiebre,
cuánta y desde cuándo

Otros síntomas
Vómitos asociados
Dolor de oídos
Mocos
Erupciones

Deshidratación
Ha comido o bebido el niño
Llora con lágrimas
Orina a los intervalos acostumbrados

Si presenta aspecto de gravedad


Visitar inmediatamente


Si aspecto tóxico
Si hay signos de deshidratación
Si está muy decaído o letárgico
Si presenta dolor abdominal intenso, que no cede.


Visitar a corto plazo

Si la diarrea dura más de tres días.
Los vómitos persisten.
Ha tenido más de 38,5º C de fiebre durante más de dos días.
Las heces son muy sanguinolentas.
Los síntomas empeoran a pesar del tratamiento.

Diarrea. Tratamiento

Vigilar signos de deshidratación
Ofrecer líquidos con electrolitos (sales minerales con glucosa) a pequeños sorbos. Si hubiese vómitos, dar una cucharadita cada 5 minutos).
Pasar lentamente a pequeñas comidas frecuentes.
VER ALIMENTOS ASTRINGENTES
Proporcionar antitérmicos, si fiebre
No dar fármacos frenadores de la motilidad, salvo indicación facultativa.
Si la diarrea se debe a disbacteriosis (uso de antibióticos previos) considerar el empleo de probióticos y fermentos lácticos (especies de lactobacilus).

Vacunas

En el Centro de Salud Gran Capitán las vacunas las administra el personal de Enfermería, incluyendo las gotas orales, así como la prueba del talón.

Lugar:
Consulta 21, en la 2ª planta.

Horario
Previa cita, diariamente de lunes a viernes de 11:30 a 13:30 y de 17:30 a 19:30 (excepto los viernes tarde).


Edad de administración
Al nacer.
A los 2 meses.
A los 4 meses.
A los 6 meses.
A los 15 meses.
Esta vacuna puede dar fiebre alta y pasajera a los 8 ó 10 días.
A los 3 años.

A partir de los seis años se completa el calendario vacunal en el colegio donde estudia el niño/a. Se hace a través del programa de salud escolar, mediante el cual se traslada la enfermera a las clases y se vacunan a todos los alumnos, si no lo han hecho antes por otra vía.

Vacunas Opcionales.

No son obligatorias (en realida ninguna lo es, pero todas son muy convenientes). Las sociedades científicas de Pediatría recomiendan administrarlas. Hoy por hoy, no se financian con cargo al Sistema Público Andaluz.

Son tres:
Neumococos (intra muscular)
Previenes de meningitis , neumonía y sepsis por neumococo.
Se administran hasta cuatro dosis, o menos si se empieza después de los seis meses (tiempo en el que habrá estado expuesto y con riesgo el bebé, por cierto)
Heptavalente
Decavalente
Se administran a los 3, 5, 7 meses y la cuarta dosis entre los 12 y 23 meses)

Rotavirus (vía oral).
Previenen de Diarreas por Rotavirus
Dos dosis
Tres dosis

Estas vacuna Debe estar completado antes de los seis meses

Varicela (i.m)
Protegen frente a la varicela (palluelas)
Dos dosis: 15 meses y 3 años
A partir de los 10 años la antivaricela sí forma parte del calendario oficial.

NOTA: Aunque son raras, es conveniente vigilar las reacciones del bebé hasta dos días después de la vacunación, vigilando la presencia de fiebre o signos de decaimiento o convulsiones, motivo para consultar al pediatra.

Consejos de 0 a 3 meses

Dormir boca arriba.
Ofrecer chupete.
Lactancia materna exclusiva.
Dar Vitamina D3 diariamente vía oral.
Colchón no muy blando, no almohadas.
No fumar en su entorno.

Calendario Vacunal 2009 para Andalucía.

-Recién Nacido: Hepatitis B.
-2 meses: Hib, Polio (VPI), Difteria, Tétano, Tosferina, Meningococo C.
-4 meses: Hib, Polio (VPI), Difteria, Tétanos, Tosferina , Meningococo C
-6 meses: Hib, Polio (VPI), Difteria, Tétanos, Tosferina , Hepatitis B.
-15 meses: Hib, Polio (VPI), Difteria, Tétanos, Tosferina , Triple vírica (paperas, sarampión y rubéola), Meningococo C.
-3 años: Triple Vírica (paperas, sarampión y rubéola)
-6 años: Difteria, Tétano, Tosferina
-12 años: Hepatitis B (tercera dosis), Varicela (para escolares que no estén vacunados de hepatitis B ni de varicela, ni para los que hayan padecido varicela).
-14 años: Difteria, Tétano, Tosferina, Virus Papiloma Humano (solo niñas)

23 oct. 2009

Fiebre

Para averiguar su causa y tratarla, conviene saber previamente:

Qué enfermedades crónicas padece
Qué medicamentos recibe
Qué vacunas recientes se ha puesto
En qué zona ha estado o viajado últimamente

Cuánta fiebre tiene
Tomada en el recto, boca o superficie

Duración
desde cuándo presenta fiebre
a qué horas le sube más

Dolor
Si presenta molestias de oídos, garganta, abdomen o cabeza

Otros síntomas asociados
vómitos, diarrea, tos, mocos, sopor...

Aspecto general
¿se ve al niño muy enfermo?


ACTUACION

Visitar Urgente si:
Aspecto grave
Fiebre superior a 40,5ºC, después de haber tomado antitérmicos
Presenta erupciones rojas, violáceas o sangrado en la piel.
Si tiene menos de 3 meses de edad y más de 38,5ºC

Visitar a corto plazo

Fiebre persistente superior a 39ºC durante más de 24 horas
Fiebre intermitente superiro a 39ºC durante más de tres días.
Tiene otros síntomas asociados importantes.

20 oct. 2009

CUANDO LLEGA EL BEBÉ A CASA

Consejos del Recién Nacido.
¡Enhorabuena! Uno más en casa.
Ya le han dado el alta en el hospital, por tanto, poseerá un peso superior a los 2.200 gramos. (Entre 3 y 3,5 kg es lo más frecuente). Todo un bebé. Ahora toca apechugar con anhelada "consecuencia". Y le habrán aconsejado dar el pecho a demanda. Seguro.
Existen numerosas guías para criar a un bebé. Tantas que mientras tecleo estos consejos, me cuestiono qué puedo aportar. Si acaso, escribir las frases que repito cada día en mi consulta, con esos dos o tres bebés nuevos que recibo por semana, aparte de otros muchos lactantes diarios. Especialmente, estas palabras le vendrán bien a quienes comparten nuestro léxico, considerando que estando expuesto en Internet, no desdeño que puedan servir a cualquier criatura del mundo. Sea bienvenido.
Pues bien, voy a tratar de simplificar las cosas. Para liarnos ya están las vecinas, las tías, las cuñadas, las abuelas (con todos mis respetos, extensibles a las previas modalidades de consejeros del bebé), los médicos del pasillo, el personal paramédico e incluso nosotros mismos, los pediatras que a veces no nos ponemos de acuerdo.
Los maridos, cuando nace un bebé, ya se sabe, pasamos a un segundo plano. Tanto que se dice que la oxitocina es para el padre una odiosa hormona competidora de los afectos, si bien es imprescindible para la eyección de la leche materna, para el orgasmo, y para establecer el vínculo afectivo entre la madre y el hijo.
Hablaré también desde la experiencia, de haber tenido la suerte de asistir a la llegada al mundo de tres hijos. El mejor regalo sin duda que me ha hecho mi esposa.

PRIMERA VISITA
Para la primera vista, para ese día en que todo cambia con el nuevo bebé, se recomienda paciencia. Ya nada será igual. Así que armarse de una buena dosis de adaptación al nuevo entorno es lo prioritario.
Puede que la primera jornada del niño en casa no sea la previsible, esto es: que existan cuidadores eventuales, que indudablemente prestan una valiosa ayuda. Pero no hay que olvidar que el niño es de la madre y del padre. También es hermano de sus hermanos. Así que cuanto antes sepamos con quienes vamos a jugar este partido, mejor para todos. No sea que haya acostumbramientos de los que luego no se podrán mantener. Seguro que muchas personas ya saben a que me refiero. Y los que no lo sepan, mejor para ellos.
Así pues, la familia en casa, y el bebé a dormir, llorar, comer y excretar. Y por ese orden, más o menos.

LACTANCIA MATERNA
Según los métodos más aconsejados sobre lactancia materna, la libre demanda es lo ideal. Esto es, cuando el bebé quiere. Trae muchas ventajas y algún inconveniente, especialmente para la madre. Pero ya sabemos que madre significa sacrificio. No obstante, con el tiempo, pasados las primeras semanas en que el bebé se ha enganchado bien (lacta cada 3 horas aproximadamente, se queda satisfecho, gana peso y ensucia el pañal varias veces, más de orina que de heces) las tomas se pueden pautar con cierta flexibilidad. Ello hará posible unas 7 tomas diarias y alrededor de 6 horas de descanso nocturno. Mientras tanto, el niño duerme. Hablamos del primer mes. Donde se puede ofrecer manzanilla o agua entre tomas… pero no es aconsejable, porque podría interferir con las tomas de pecho.
Hacia el 5º día se le hace la prueba del talón: un despistaje de metabolopatías (hipotiroidismo y fenilcetonuria) que en más del 99%de los bebés da negativo, es decir normal. El pinchacito en el talón que suele hacer la enfermera.

CUIDADOS AMBIENTALES
El sentido común de la madre le lleva a atender al bebé cuando llora, a vigilar su estado cada poco tiempo. Su color debe ser rosado, su temperatura entre 37 grados en las superficie, no más de 37.5 en el recto (más debería ser motivo de consulta). Lo mismo que si tiene menos de 36 grados axilar o 36,5 en el recto, nos llevaría a pensar en hipotermia. El ambiente debe ser tranquilo, con discreta luz de día y oscuridad nocturna, como es deseable en cualquier hijo de vecino. Una humedad ambiental en torno al 60% sin volverse histéricos del higrómetro, mejora la ventilación nasal, y se consigue procurando que no esté el ambiente demasiado seco por la calefacción u otra causa. A veces habrá que recurrir a humidificar las fosas nasales con suero fisiológico.

DORMIR
La postura del bebé debe ser boca arriba, en decúbito supino. Se ha visto así que los padres y los pediatras estamos más de acuerdo en estar tranquilos, a pesar de que algunos niños puedan tener alguna bocanada, esta postura es mejor durante los primeros seis meses.
Antes del descanso nocturno, se me olvidaba, es aconsejable el baño. Un baño relajante y templado es momento de intercambio de afecto además de higiénico. Tras el baño, embadurnar al bebé de aceite es una buena medida, porque la piel del bebé se reseca y puede sufrir una descamación e incluso eccemas. Luego, no convendrá abrigarlo demasiado. El calor agobia, genera incomodidad y puede producir sudamina: un sarpullido en los poros de la piel, especialmente bajo el cuello y la espalda. Se alivia refrescando al bebé.
Así pues, bien atendido y confortado, lactado al pecho, el bebé es uno más de la familia, que duerme en su cuna en la misma habitación de los padres, pero no metido en la misma cama (colecho) y que durante el día, come y duerme de forma encadenada.

SIGNOS DE ALERTA:
Pero a veces llora más de la cuenta, o echa bocanadas, o presenta un color más amarillento, o se nota con fiebre, o con hipotermia, o al cambiarlo se le aprecia algún bulto en la ingle, o cualquier contingencia, como el llanto insistente por un dolor de oídos. Dado alguno de estos casos, quizá haya que recurrir al pediatra.

GANANCIA DE PESO
Durante el primer trimestre, ganará unos 150 gramos semanales (entre 100 y 250 aproximadamente). A mí me gusta recordar lo del gramo por hora. Así, si le dejas el bebé a la abuela y te vas al cine, ya sabes que a la vuelta habrá ganado dos gramitos, sobro todo si fue una peli de largometraje.(No conviene perder el sentido del humor para criar un bebé).Entre 24 y 30 gramos diarios es lo aconsejable; que multiplicado, arroja casi doscientos gramos a la semana, con su variabilidad, por supuesto.El cuartillo de kilo, a veces. No hay dos niños iguales, ni dos semanas iguales, ni reglas fijas. Solo está el bebé y sus circunstancias.
Desde este blog, trataré de aportar algunos consejos y soluciones para lo más frecuente. Por ejemplo, para el fastidioso cólico del lactante.
Adelanto que el concurso del profesional pocas veces será obviado. Porque el ojo, y el oído, el olfato, y las manos del pediatra son muy importantes. También las abuelas, cuñadas, vecinas y resto del personal. Pero sin agobiar. Dejemos que la madre, y el padre, aprendan a cuidar a su bebé.