14 feb. 2011

Menos pizzas y más andar


Para evitar la obesidad nada mejor que el ejercicio. Es sabido.

La mayoría de las personas que están gordas tiene un balance calórico superior al gasto energético.

Picar entre horas es lo que engorda. Y comer viendo la tele. De nada sirve preocuparse por las comidas principales, si luego picamos entre horas. Chocolates, bollos y frutos secos descuadran los esfuerzos por mantener la forma. Y suben el colesterol.

Entre permanecer comiendo un trozo de pizza frente a una pantalla o salir a pasear puede mediar un abismo: ¿un kilo de peso a la semana...? más o menos.

Casi todo lo que estriñe engorda. Además no arrastra. Mantiene volúmenes dentro del abdomen, por la distensión de los gases.


Las dietas que siguen los diabéticos convienen a los que están obesos, porque evitan los picos de azúcar en la sangre, y la subsiguiente sensación de hambre.


Una tabla de quesos y patés es una fuente de hierro, de calcio...y de muchísimas calorías. Ojito. Y también estriñen.

Los potages de legumbres son muy convenientes para estar en forma. Sacian sin elevar el azúcar y son laxantes (lentejas, garbanzos alubias... excepto el arroz.)

El aceite de oliva es muy bueno, mucho mejor que la mantequilla, pero no hay que pasarse con ninguno.

Por último, comer con refrescos azucarados (cocacolas, fantas...) es una manera de meter calorías al cuerpo que no sirven para edificar ni desarrollar el organismo.
Mejor, agua, y, a lo sumo, agua con gas, o gaseosa sin azúcar ("La Casera"...) .
Y ojo con los zumos, que son una fuente de azúcares, cuando a veces lo único que deseamos es aplacar la sed.
"Menos plato y más zapato".