28 nov. 2012

Cuidemos la espalda de los escolares


Cuando acompañas a tu propio hijo al cole, te dan ganas de contratar a uno de los sherpas del Himalaya. Al menos, están acostumbrados a portear grandes pesos, como la mochila de nuestros escolares.


       "Se busca Sherpa de 7:30 a 8:00 y de 14:30 a 15:00" 

Muchos niños soportan un peso excesivo en sus espaldas. Todo el mundo lo sabe: Las mochilas muy cargadas pueden dañar la arquitectura de la espina dorsal. Pero la estampa se repite día tras día. 
  • “Es que tengo que llevarme también el diccionario español-inglés, la Biblia, las cinco libretas de anillas, el libro de cada asignatura...”. 
 ...Cuando no es la ropa de deporte, amén del plumier, el bocadillo y el batido de chocolate... Con pajita (que el ortodoncista también tiene que comer). Total, que la criatura lleva 4,90 kilos de sabiduría y tan solo pesa 27 kilos. Pobretico.

No se debería cargar más de un 12-15% de su peso corporal. Esto es, unos 3,5 kg y el chaval se había pasado en un kilo y medio machacante de núcleos pulposos, discos intervertebrales y ligamentos paravertebrales. Ná.

Nuestros padres iban a clase con un tomito de la supermanejera enciclopedia Álvarez, un lápiz en la oreja y una fruta en la mano libre. Y pispás.
Los papeles se los daba el maestro. Y no había tantas chuminás, con perdón. Claro, ya se sabe, ahora los niños son más listos. Y de aquellos solo se graduó la mitad o menos. A pesar de ello, lograron despegar al país de la pobreza con sus lomos cargados de esperanza. La posguerra, el baby boom, el seillas, la minipimer, la fregona de palo y mocho, y poco más. Sin Ipad, ni playstation, fíjate.

  
Los niños de ahora son más listos. Pero se diría que el peso de las mochilas y las expectativas de trabajo se hacen inversamente proporcionales. Desgraciadamente.

Un día me puse en modo cajera de supermercado, y contabilicé el género contenido en la mochila de un niño que acudió cargadito a mi consulta con dolor de cuello.
Este fue el ticket del resultado:
  • Cuatro libretas de anillas metálicas de 100 hojas cada una. Algunas le faltaban, en honor a la verdad.
  • Tres libros: matemáticas, conocimiento del medio, música. E instrumento: Flauta de hueso, con 8 agradecidos agujeros. (Bien por los agujeros de las notas musicales). ¡Vivan Do, re, mi, fa, sol, la y si!
  • Una Biblia didáctica, pero, aparte, otra porque estaban dando "Los Hechos de los apóstoles". Mogollón de Hechos, y de apóstoles.
  • Una bolsa con lápices, ¡jolines que contenía hasta el grisecillo ese que no utilizamos más que en cartulina negra!
  • Un sacapuntas eso sí, de plastiquillo, pero con la hoja metálica y su tornillito ferroso. Tijeras, escadra, cartabón y pegamento en barra, medio gastada, loado sea el Señor.
  • El zumo (menos denso que la leche, ¡aleluya! Y un bocata de pan tamaño XL, tipo palma de la mano de jugador de la NBA, que era de jamón foie-gras (¡con la de hierro que contiene el paté!). Lo mejor de la mochila, sin duda... Y esto, ni tocarlo.
Total: 6,150 kg, para un niño que pesaba 32 kg por entonces. Es decir, un 20% de su peso corporal, de españolito en formación. 

Si a esto le sumamos una mala higiene de la postura (sentarse encorvado, las videoconsolas dichosas, escribir torcido muy cerca del papel, no practicar deporte saludable, y dormir boca abajo… entonces, las oposiciones a campanero de la catedral de Notre Dame las tiene ganadas. Seguro.

Sí, sonrían, pero esto es muy serio. Y a los pediatras no nos hacen mucho caso.

Debería revisarse el material escolar que los niños transportan desde sus casas al colegio y viceversa; porque es excesivo el peso de las mochilas que cargan en esas espaldas que están en periodo de formación; por tanto, muy sensibles a la desviación. 
Porque no es solución que un papi o un mayor les lleve la mochila, ya que se sienten humillados cuando son más grandecitos.
  • En verdad…¿es necesario transportar diariamente todo ese material que soporta nuestros hijos a sus espaldas? 
  • ¿Cuántos de los materiales que llevan podrían permanecer en el colegio alojados en taquillas o cajones?
  • ¿Se pueden distribuir mejor los deberes?
  • ¿No se podría hacer nada para disminuir ese peso que llevan, como antiguamente nuestros padres o nosotros mayores íbamos al colegio más ligeros?
 Los carritos, vale, no son la solución, puesto que las escaleras, los baches y aceras, con o sin charcos, socavones y caquitas de perro-  a veces no permiten transitar con ellos; además de que pueden provocar un trastorno asimétrico de los hombros.

No descubro nada. Esto se sabe, pero parece que no tiene apaño. Una vez que los hijos superan esta fase de porteadores, o viajan sobre ruedas, que apenquen los que vengan por detrás.. "así se fortalecen" (¿por si tienen que emigrar al Himalaya…?)  Además bastantes van en transporte escolar (con lo que estresa el tráfico y lo sano que es caminar: te ahorrarías el gimnasio)

Y mientras, los médicos no paramos de tratar y de escribir derivaciones al traumatólogo, y los ortopedas de vender corsés como locos, mientras los fisioterapeutas frotándose las manos para darles masajes en la espalda, con las manos calientes, claro.

Las desalineaciones raquídeas no solo afean la silueta, y nos hacen parecer parientes del jorobado de Notre Dame; sino que son la causa de múltiples dolores y problemas cardiorrespiratorios a medio y largo plazo.

RECOMENDACIONES:
     Es muy perjudicial llevar cargas superiores al 15% de nuestro peso, porque mas de un 51% se queja de dolores de espalda
    Alternativas son el maletín de ruedas (cambiando de hombro en cada manzana o intersección de calles) y el clásico de dos asas.
      Debería tener dos correas acolchadas en los hombros, el tamaño que no sobrepase la cintura, no a la altura del culete, con los materiales bien equilibrados y los elementos mas pesados en la parte inferior.
      Deben ser cargados en su respectiva forma, nunca en un solo hombro y menos en una sola mano.
      Los docentes deberían distribuir mejor las materias y los horarios deben respetarse lo máximo posible. (Bravo por los que ya lo hacen)
      Las escuelas deben hacer lo posible por mantener armarios o taquillas donde se guarden los libros de texto y objetos de uso diario. En las pelis se ve, y en las universidades. Tal vez algunos colegios dispongan de ellos, pero yo nos los veo en mi entorno.
      Los maestros deben evitar pasar los alumnos de aula intempestivamente o entre lecciones, porque ello ayuda al desorden de la carga y a malas posturas al acarrear. ¡Váaaamos, recogiendo y salieeeedooo!
      La prevención debe aumentarse en familias con antecedentes de lumbalgias o dolores de espalda.
      Las autoridades deben compatibilizar los contenidos en  Educación y Salud y efectuar una campaña con las recomendaciones para prevenir los daños que puede ocasionar en toda la población estudiantil.
      Los libreros ¡ay, la industria del material escolar, cuánto podía hacer…! pero seguramente obtendrían menos beneficios si lo hicieran. Porque simplificar es vender menos. Así que predico en el desierto. Si acaso, decantarse por libretas de pasta light, encuadernaciones más livianas, materiales menos plúmbeos, contenidos sintetizados ¿por trimestres? en los que incluyan varias asignaturas (Perdón, no he dicho nada...)

La sabiduría condensada de una enciclopedia es más práctica y económica que una pila de libretos.    

  • ¿Sabe más un alumno  medio del bachiller actual que uno de hace 30 ó 50 años?
  • ¿Y qué juventud padece más problemas de espalda?
Al menos, que practiquen deportes de la cintura superior (hombros y espalda): Baloncesto, natación, baile, balón volea.... No tanto futbol que les obliga a mirar al balón entre las piernas, cuello doblado, porque no son ni Messi ni Javi Alonso nuestros nenes. 

Ah, y sentaos bien, niños, metiendo el culete más al fondo de la silla. Por favor.

 medio u padece a?r la esplda de hace 30 o 50 años? incluyan varias asignaturas (Perdyo nos los veo en mi entorno. practicar dep

14 nov. 2012

Frutos secos, qué buenos son.


En general, los niños de hoy toman menos frutos secos que los de antes.
Y es una pena, porque son muy valiosos desde el punto de vista nutritivo.
Quizá la culpa la tengamos los médicos, no alentando su consumo por dos riesgos que pueden acompañar su ingestión.
  1.  Por un lado poseen un riesgo de alergia (por eso hay que darlos a partir de los cuatro años y con cuidado, hasta cerciorarse de que no es alérgico). 
  2. Por otro lado, pueden favorecer la obesidad, si se abusa, debido a su aporte calórico. Y hoy día nadie quiere estar gordo.
Pero hay que tomar frutos secos.
Los frutos secos tienen menos de un 50% de agua. Son alimentos muy energéticos, ricos en  grasas y proteínas así como en  minerales de los que abundan en poca cantidad en nuestro cuerpo pero son fundamentales (oligoelementos)
Algunos también aportan vitaminas y grasas de las buenas, de las no saturadas.


Sean de cáscara dura (almendra, nuez, pistacho, avellanas, pipas...) o bien provengan de frutas desecadas (dátiles, pasas, orejones…) los frutos secos son muy beneficiosos para la salud.  
Contienen vitaminas (E, B...) cuyas propiedades antioxidantes y antienvejecimiento son famosas. A esto hay que añadir la cantidad de sales minerales; metales como el magnesio, cobre, hierro, fósforo... selenio, zinc...

Todo el mundo se preocupa por el calcio, y el hierro. Y... ¿el selenio, qué? ¿y el zinc? ¿Y el molibdeno...? ¡Qué poco nos importa el molibdeno!
Claro, como son muy costosos de analizar en sangre... Pero ahí están circulando también por la sangre, modestamente, junto a la celebrity Calcio y el ídolo Ferro...
Para la fertilidad masculina, por ejemplo, es fundamental el selenio. El cobre para la lucha contra el cáncer... Las nueces, y los demás también, poseen ácidos grasos omega 3 que va bien para la arteriosclerosis. 
  1.  Se ha observado una producción menor de espermatozoides asociada a dietas bajas en estos metales.
  2. Una menor tasa de accidentes vasculares entre los que toman nueces. 
Todo esto, y más, lo contienen los frutos secos. ¡Si hasta sale un árbol enorme de una semilla a poco que la riegues!
  1. La leche de almendras la toman muchos intolerantes a la leche. Y suple el contenido de calcio. Fíjate... qué importantes las almendras, nueces y avellanas.
  2. Por su contenido en fibra, mejoran el estreñimiento, y evitan los picos de hiperglucemia.
Niños, comed pipas (sin sal) y almendras, y avellanas y anacardos... Para que nos deis sanos nietos. 
El magnesio suele bajar la tensión Y nada tiene más magnesio que un puñado de semillas de girasol.  Las pipas de toda la vida... (pero sin sal, oiga...) A no ser que tenga la tensión arterial baja, (menos de 110/60) que las tome con sal esa adolescente que suele marearse después de las reglas...)
  1. Regulan la tensión arterial
  2. Evitan los calambres
  3. Dan sensación de saciedad, evitando otros picoteos azucarados.
La gastronomía se vale de ellos para preparar exquisitos manjares, y postres y dulces navideños... Los árabes lo sabían muy bien. Con un puñado de dátiles y seis avellanas, uno podría  atravesarse el desierto del Sáhara (pidiéndolos a la azafata de Iberia, claro, en avión...)
Comamos frutos secos. Adolescentes y adultos jóvenes para tener una sana descendencia, y maduritos y ancianos, para prolongar los días en salud... (pero no acompañes esos anacardos con un güisqui, papi... o solo muy de tarde en tarde)
  1. Menos chuches y más frutos secos
AVISO: Existe un riesgo de aspiración  (sofocación de la vía aérea por atragantamiento) amén del riesgo alérgico, por lo que no se recomienda darlo a menores de 4 años, y sin tener certeza por sus padres de que el niño no es alérgico. 
  1. Es importante repetir que los frutos secos pueden desencadenar reacciones alérgicas en personas muy sensibles, por lo cual estas personas deben evitar consumirlos. 
  2. Y, a veces, provocan flatulencias. Pues bueno, abrimos la ventana...
Bajo a comprar unas nueces y luego sigo...

9 nov. 2012

Hay que lavarse las manos

El lavado de manos es la medida que más contribuye a la salud de la población. Junto con la Vacunación Universal y la Vigilancia de las Aguas  (Depuración, Cloración,  Saneamiento de la red...)

Es decir: ha evitado muchos muertos ¡Pero una barbaridad, no creas!

Recordemos, en el siglo XIX las infecciones de las mujeres recién paridas cuando los estudiantes en prácticas pasaban directamente de la sala de disección de cadáveres a la de partos sin lavarse las manos. ¡La de fiebre puerperales que ocasionaban aquellos galenos!

Pues hasta que se dieron cuenta y lo asociaron... gran mortalidad materno infantil se registró.

Gracias al austríaco Semmelweis, mejoró la cosa. 

  • El hecho decisivo fue la muerte de su amigo Kolletschka, profesor de medicina legal: al hacer una autopsia un discípulo lo pinchó en un dedo. Murió con los mismos síntomas que los de la fiebre puerperal. Semmelweis demostró  que la causa estaba en el material putrefacto de las manos de los estudiantes. Visionariamente estableció el lavado de manos de los estudiantes con agua de cloro. La mortalidad bajó y lo hizo a cifras menores que las de la segunda clínica y las de las parturientas callejeras. Defendió con vigor su descubrimiento y la salud de sus pacientes, Hay que terminar con la matanza, escribió. Pero la resistencia y hostilidad de sus colegas fueron grandes. El mismo fue amenazado. Lleno de amargura dejó la clínica, su mente se alteró, y su vida terminó en un asilo... por una septicemia. Su única obra se publicó en 1861: Etiología, concepto y profilaxis de la fiebre puerperal.

Gracias, colega.

Una conjuntivitis, una quemadura, una herida cutánea...  presentan problemas porque las tocamos con las manos sucias. Y sucias no significa negras de carbonero, no. Sucias se encuentran cuando se le da la mano a una persona que las tenía sucias, o cuando se manosean utensilios portadores de gérmenes, o material orgánico, como alimentos... o tras salir del baño.

Una población que se lave las manos puede evitar más de un 50% de trabajo a los servicios sanitarios que otra población de niños, digamos, guarretes, con perdón. 

Las manos van a la boca, al pan y a otras manos. A las mucosas (interior de la boca, del pene, de la vulva, de la nariz, de los párpados, ¡del ano!). Y, si portan agentes infecciosos, pueden contagiar una infección. Verrugas, hongos, herpes, panadizos... viene de contaminación por contacto. Problemas engorrosos de curar y muy fáciles de prevenir.

Es muy común que el paciente se señale y se toque una lesión en la piel con el dedito...
¡No te toques, hombre/mujer!
Sobre todo después de haber pulsado el ascensor donde, minutos antes, el vecino del 5º ha pulsado con el dedo con el cual entró haciendo píldoras (normalmente, las hacía por las escaleras, pero hoy va con prisa). El estreptococo de la nariz del vecino ya está en la pupa del niño que me consulta, sí o sí. (Otra ventaja de las las escaleras, frente al ascensor.)


Panadizo  (infección de uña y dedo) en niño de 2 años.

Hay que lavarse las manos. Con agua (mejor caliente) y jabón. Recordar que la segunda vez que hace espuma, tras aclarar, es cuando quedan limpias las manos.

Al llegar a casa siempre, antes y después de comer. Antes de tocarnos una parte de nuestro cuerpo desprovista de piel indemne (es decir, las mucosas orales, genitales, oculares, heriditas...) Y después de tocar algo cuya higiene sea dudosa. 

(AVISO: Este consejo no ha sido patrocinado por Poncio Pilatos).

¡Viva Semmelweis!