6 abr. 2014

FALTA VITAMINA D

Necesitamos más vitamina D.
En casi todos los análisis que efectuamos a nuestros pacientes, se obtienen muy bajos niveles de esta vitamina liposoluble.
Unas de las medidas preventivas incluidas dentro del mantenimiento de la salud del bebé sano es la administración diaria de vitamina D. 



La vitamina D permite la fijación del calcio al hueso. Esta se produce en la piel por acción del sol y su déficit se relaciona con el raquitismo, con trastornos de crecimiento, de la forma de los huesos, del comportamiento, de la tensión arterial,  del sistema inmunológico... A largo plazo, la vitamina D regula el metabolismo en general y protege contra ciertos tumores.

En los países nórdicos, en donde las horas de sol son escasas y las temperaturas no invitan a pasear, está obligado asociar vitamina D de forma reglada y continua. En nuestro medio la cosa cambia, gracias a que casi siempre brilla el sol, sin embargo, de forma preventiva, sobre todo en los meses de otoño e invierno, es necesaria la administración diaria de unas cuantas gotas (según edad) de vitamina D durante los primeros doce meses de vida.

Lo malo es que no nos exponemos demasiado al sol. O estamos bajo techo, o vestidos o protegidos por crema protectora. Si el paciente es de piel oscura, sus necesidades son mayores. (Los niños de raza negra alcanzan menos estatura en el Canadá que en el Caribe. Porque en el norte reciben menos radiación solar.)

Como los dermatólogos aconsejan que no nos expongamos demasiado sol. Su efecto acumulativo puede ser perjudicial. (Melanona, y otros cánceres de piel...) Así que habrá que protegerse de los rayos solares. 

Si no tomamos vitamina D en las comidas o de forma farmacológica tendremos un problema de carencia.

No tomamos la suficiente cantidad (400 unidades diarias) con la dieta. Porque no ingerimos las fuentes que la contienen. Ni tanta mantequilla, ni leche entera, ni hígado de bacalao... Los que hacen dietas de adelgazamiento están más expuestos a su carencia, ya que, como vitamina liposoluble, se encuentra en esa grasa que se evita. 
Los pediatras, nutricionistas y endocrinos aconsejan tomar una dosis correcta de vitamina D durante toda la vida.

¿...Y en los bebés que solo toman lactancia materna? 

Hay que dar vitamina D de forma extra, precisamente la leche humana contiene menos riqueza de vitamina D. En contra de lo que se pudiera pensar es preciso añadirla, por eso aconsejamos durante al menos el primer año, dar 6, seis, 6 gotas de vitamina D diarias. Antes de la primera toma. Directamente en la boca. Con una cucharita. Es un aceite que no sabe mal. Es necesaria. Es barata. Es importante. Tomen pecho o biberón.

No deberíamos privar a los niños de un factor regulador imprescindible para el correcto desarrollo y crecimiento del ser humano.

Así pues, no nos preocupemos tanto del calcio, que es muy ubicuo en la alimentación (además de en los lácteos está en las legumbres, frutos secos, carnes, huevos, pescado...) y más de la vitamina D.